Un aporte de
“La candidatura de Américo De Grazia es un desafío al régimen”

“La candidatura de Américo De Grazia es un desafío al régimen”

  • Categoría de la entrada:Lo último

En el exilio, Américo De Grazia asegura que cuenta con una tarjeta “no alacraneada” para participar en unas eventuales elecciones regionales. Sobre su militancia en La Causa R, dijo que sigue en el partido hasta que la directiva diga lo contrario.

Puerto Ordaz. En entrevista para Crónica Uno, el diputado del período 2015-2020, en el exilio, Américo De Grazia habló sobre la estrategia que plantea, junto con otros dirigentes políticos, de lanzar su candidatura a la Gobernación de Bolívar, en medio de la incertidumbre electoral.

Recientemente, presentó la plataforma Guayana Libre, con la que ofrece participar en las elecciones regionales y usarlas con carácter plebiscitario para allanar el camino hacia el revocatorio a Nicolás Maduro.

Sin embargo, quedan dudas sobre esta decisión que hoy toma y su efectividad para lograr los objetivos que propone.

¿Cómo unas elecciones regionales pueden allanar el camino para una nueva solicitud de referéndum revocatorio con las cada vez más arbitrarias acciones del TSJ y un CNE poco transparente y nada imparcial?

—El referéndum revocatorio es un instrumento jurídico, constitucional, pero también es fundamentalmente un instrumento político. No perdamos nunca de vista esto. No se trata de allanar el camino en función de limpiar el CNE, sino, desde el punto de vista político, propinándole derrotas políticas y derrotas electorales. Cuando convocas con el Consejo Federal de Gobierno, representado por nuevos gobernadores, alcaldes, diputados del Consejo Legislativo y concejales, a un referéndum revocatorio, lo estás haciendo con funcionarios que tienen legitimidad de origen y de ejercicio que le dio el sufragio popular. Luego, son ellos los que van a solicitar el referéndum revocatorio y reunirán el protocolo requerido y necesario. En el supuesto negado de que nieguen el revocatorio, entonces inmediatamente tenemos que responder con una consulta popular tipo referendario, y ya sería prácticamente tres referéndum revocatorio lo que estamos haciendo, porque estamos llamando a que las elecciones regionales se conviertan en plebiscitarias contra Nicolás Maduro. En tercer lugar, iríamos al reto de desafiarlos en las calles. La idea es que Nicolás Maduro reciba permanente derrotas políticas y electorales de manera sistemática, hasta quitarle toda la fuerza que de alguna manera tiene, que es la fuerza de la violencia.

Candidatura con inhabilitación

¿Es posible lograr formalizar esa candidatura pese a la inhabilitación de Américo De Grazia, incluso una detención por solo regresar a Venezuela?

—Difícil siempre va a ser, y por eso la presentación y la escogencia de la candidatura de Américo De Grazia es en sí misma un desafío al régimen. Presentamos la candidatura de Américo De Grazia inhabilitado y, por supuesto, esto genera todo un movimiento de opinión y de acción, un terremoto político que ya de por sí se convirtió en una derrota política para el régimen. A mí no me pueden re-inhabilitar. Si lanzas un candidato, te lo inhabilitan el último día y pierdes todo el esfuerzo que has logrado crear y, en consecuencia, terminas desanimando a la gente. Si comienzas diciendo que estás  inhabilitado, es empoderando a la gente en una política. Y el elemento fundamental de esto es que Américo De Grazia es un instrumento de esa política, no es el fin en sí mismo. Yo estoy dispuesto a entregar el testigo en el momento oportuno y adecuado, después de haber agitado el panorama electoral, al compañero que finalmente pudiera ejercer u ocupar el cargo.

¿Con cuál tarjeta participarían?

—Ya la tarjeta la tenemos y nos reservamos el derecho de postular o promover el nombre, por ahora, porque pudieran estar también en esta guerra asimétrica, inhabilitar la tarjeta. Ahorita ellos no saben cuál es la tarjeta porque hay un conjunto de tarjetas en el CNE y no saben cuál es la nuestra. Lo que podemos garantizar es que no es una tarjeta “alacraneada”.

¿Hay condiciones electorales?

—La gente percibe las diferencias como una falta de unidad y de orientación que no les da confianza en la dirigencia política. Unos están dispuestos a votar y nunca han dejado de hacerlo, pero otros insisten en que las condiciones no están dadas.

¿Cómo revertir ese efecto que ha generado procesos anteriores? ¿Hay condiciones para ir a regionales y que no ocurra lo mismo que en 2017 en Bolívar?

—La confianza es algo que se construye con la narrativa y el verbo. Segundo, la peor pelea es la que no se da, si no luchas por las condiciones, nunca se da. Tercero, nosotros no podemos sacar la cuenta que en medio de una tiranía tú tendrás las condiciones adecuadas. De modo que debemos ganar unas elecciones con una mayoría abrumadora. Para eso estamos constituyendo los comités de defensa ciudadana, que parten desde los centros electorales. La legitimidad o no del CNE. ¿Es un órgano controlado por el régimen? Sí. Ahora, no dejas de acudir al Saime a sacar la cédula porque el presidente del Saime lo nombra Nicolás Maduro. No dejas de acudir al Seniat a pagar los impuestos porque es controlado por Nicolás Maduro. No dejas de sacar el pasaporte o no dejas de acudir a poner una denuncia por el robo de tu vehículo ante el Cicpc porque si no el seguro de tu carro no te lo paga. Ese discurso tenemos que rebatirlo y revertirlo en la calle.

Hace meses dijo rotundamente que no era candidato a la gobernación. ¿A qué obedeció este cambio?

—Obviamente, el cambio es de estrategia. Cuando decíamos hace unos meses atrás que los candidatos a las gobernaciones y alcaldías tenían que ser los presos políticos, ¿cuál es la condición de un preso político? Estar inhabilitado. En consecuencia, esa proposición no prendió porque, entre otras cosas, no tuvo escenarios reales en que se pudiera mover. La idea era desafiar al régimen. Pero luego entran a ponderar otros factores, que hay unos gobernadores que ya están en el ejercicio, que  son los cuatro que estamos llamando a capitalizar. En la medida que nos vamos conectando con otros actores políticos y enriqueciendo la narrativa y la estrategia, van surgiendo opciones como la que nosotros hoy estamos presentando.

Sin respaldo de La Causa R

¿La plataforma que presentó y su candidatura fueron discutidas con La Causa R?

—El tema fue discutido dentro de La Causa R y, obviamente, no fue aprobado, como en efecto es expresado en un comunicado que la propia Causa R dice y explica. Lamentablemente, tuvimos diferencias y es lo que nos llevó a ejecutarlo por una vía distinta a la del partido.

Luego del pronunciamiento de La Causa R con respecto a su candidatura, ¿sigue Américo De Grazia formando parte de este partido?

—Bueno, si ellos no me han echado, yo formo parte de La Causa R. Ese no es el debate ni preocupación central porque esto no es un tema de un partido, es un tema que afecta a los venezolanos. La política no se hace en función de los intereses de un partido, sino de los intereses de un país. Cuando se coincide, bien buena la coincidencia; cuando no, estamos es la responsabilidad de optar por los intereses del movimiento que son los colectivos, los de Venezuela.

Primarias o consenso

Hay varias candidaturas a la gobernación y alcaldías que son un secreto a voces, aunque no lo oficialicen por la postura que tomó la oposición de no participar. En caso de que aceptaran ir a regionales y municipales, ¿cuál sería el mejor mecanismo en este momento para elegir una candidatura unitaria?

—Se supone que deben ponerse en escena y, si existen, lo lógico es hacer unas primarias. No bajo las características de 2017, a última hora y de emergencia, que provocó el fraude electoral que se le hiciera a Andrés Velásquez. Debemos recordar que el candidato que postuló el G-4 fue derrotado en primarias por Andrés Velásquez. Pero luego los votos no se le pudieron sumar a él y ese candidato sacó 1500 votos. Y a Velásquez le faltaron 1200 para que le reconocieran la victoria en el estado Bolívar. No podemos cometer el mismo error, si va a haber primarias, debe ser ya, no puede ser a última hora.